Los labios son una parte del rostro importante de encontrar un buen maquillaje, ya que pueden presentarse sensuales o insignificantes o aumentar sus imperfecciones si no se conoce una buena técnica de cuerdo s su forma. Por ejemplo si tienes labios delgados, tal vez pienses que remarcándolos con un lápiz podrán parecer más anchos. Sin embargo necesitas darles volumen con un perfilador, luego los pintarás con un color de claro a un tono medio y finalizarás con un brillo en el centro del labio inferior y completarás el brillo juntando y presionando ambos labios.

Si tus labios son desiguales con el labio superior más delgado que el inferior puedes perfilar solo el contorno del superior utilizando un color del lápiz labial más claro para el superior, luego te maquillará con un tono más oscuro en ambos labios y finalizarás apretando ambos labios para lograr el mimo color. Si tiene labios muy anchos y deseas un efecto de labios delgados. Destaca el centro de los labios y suavízalo en las comisuras sin utilizar un perfilador, finalizando con un brillo plateado.

Si tienes labios pequeños puedes agrandarlos con un lápiz labial de un tono medio con distintas texturas. Solo juega y podrás observar el mejor tono para tus labios finalizando con un brillo transparente. Si tus labios cuentan con mucho volumen, son labios carnosos disfrútalos y píntalos pudiendo elegir entre una gran gama de colores desde los más atrevidos o pálidos si tu intención es la disimularlos. Desvía la atención maquillando llamativamente los ojos. Si tus labios se muestran como caídos puedes hacer una corrección aplicando en los extremos un corrector de un tono medio a claro para cubrir la sombra natural de los labios caídos. El tono va a depender de tu tez, ya que si tienes un cutis claro la sombra que tu labios ejercerán podrá ser cubierta con un tono claro, si en cambio tu tez es oscura deberás utilizar un corrector de un tono medio a oscuro para cubrir la sombra.